fbpx
¿Cómo realizamos los tratamientos de Inseminación Artificial en NATIA?

Para comprender la técnica os recomendamos recordar el proceso reproductivo descrito en nuestro anterior artículo, de esta forma comprenderemos perfectamente qué tipo de problemas resuelve esta técnica. 

El tratamiento de Inseminación artificial consiste básicamente en posicionar los espermatozoides, previamente estudiados, en el lugar adecuado para que se produzca la fertilización de los óvulos de manera natural: el útero de la mujer. 

Para ello comenzamos con el estudio de la mujer (en caso de maternidad en solitario o receptora en caso de proyecto reproductivo lésbico) y del hombre (en caso de tratarse de una pareja heterosexual) :

  • Estudio Andrológico
  • Estudio Ginecológico

Una vez que identificamos la Inseminación Artificial como la técnica más adecuada para solucionar la disfunción reproductiva o simplemente para la obtención del deseado embarazo, esperamos habitualmente al tercer día del ciclo menstrual. Llegado el momento procedemos con una estimulación de los ovarios controlada gracias a la administración de hormonas que potencian el crecimiento de los folículos (especie de bolsitas donde se encuentran los óvulos situadas en los ovarios de la mujer). Cada caso precisa un análisis concreto adaptando la administración de la hormona folículo estimulante (FSH) a las características de cada paciente. 

Realizamos un meticuloso seguimiento del crecimiento folicular a través de tres consultas presenciales en NATIA consistentes en estudio ecográfico durante los ocho a diez días en los que se produce la respuesta ovárica y, por tanto el crecimiento folicular adecuado.

Una vez comprobamos que contamos con folículos maduros (18-20mm) procedemos con el proceso de ovulación de manera controlada a través de la administración de hormona hCG (hormona gonadotropina coriónica humana).  Tras la ovulación (liberación de los óvulos por parte de los folículos) esperamos unas 35 horas para proceder con la inseminación. 

Entre dos o tres horas antes de que se produzca la inseminación, momento cumbre del tratamiento, hemos procedido a la obtención de la muestra de semen (de la pareja o de un donante anónimo, según el caso) que nos servirá para inseminar los óvulos que hemos acompañado en su progresivo crecimiento y maduración. Esta muestra es capacitada en el laboratorio de NATIA por nuestras biólogas expertas en Andrología. Dicha capacitación tiene como objetivo garantizar la calidad de los espermatozoides a emplear en el tratamiento de Inseminación Artificial.

Ya está todo listo para proceder con la inseminación, una técnica que no precisa la toma de analgésicos, ni el uso de anestesia pues es indolora y lo más parecida al método de fecundación natural.

Para su realización seguimos los siguientes pasos, veréis que es muy parecido a una simple revisión ginecológica:

  • Precisamos la correcta visualización del cuello uterino, para lo que utilizamos espéculo.
  • Procedemos con la adecuada supresión del moco cervical.
  • Cargamos cánula con la muestra de espermatozoides.
  • Introducimos la cánula a través de OCE (Orificio Cervical Externo).
  • Descargamos cánula y procedemos con la inseminación de los óvulos.

Posteriormente la paciente debe permanecer durante unos 15 minutos tumbada.

Esperamos 15 días y si no se ha llegado la regla, realizamos test de embarazo normal.

nacer

nacer es empezar, es dar el paso.