fbpx

mujer + hombre

Fases FIV

Fecundación in vitro(FIV)

La fecundación in vitro es el principal tratamiento para la esterilidad en medicina reproductiva.

¿En qué consiste el tratamiento?

Consiste en la fecundación de los óvulos por los espermatozoides in vitro, es decir, fuera del organismo de la mujer. Esta fecundación permite la obtención de embriones que son igualmente cultivados in vitro dentro del laboratorio para, posteriormente, ser trasladados al útero materno para conseguir la implantación, gestación y nacimiento del futuro bebé.

Todo este proceso involucra múltiples pasos que deben coordinarse correctamente, por ello es clave contar con instalaciones integrales y localizadas en un centro especializado, tecnología actualizada y un equipo profesional cualificado.

FASE 1

Diseño del tratamiento

El comienzo del tratamiento empieza tras presentar la estrategia terapéutica elaborada por el equipo de NATIA tras estudiar vuestro caso al completo (circunstancias, historia clínica, pruebas, estudios… etc). El tratamiento se presentará siempre que se identifique la probabilidad de conseguir embarazo.

FASE 2

Estimulación de la ovulación

En un proceso de ovulación natural se obtienen uno o dos óvulos. Lo que se hace en un tratamiento FIV es potenciar el crecimiento folicular para obtener el máximo número de óvulos maduros y listos para fecundar sin incurrir en riesgos para la salud de la paciente.

Para conseguirlo garantizando la buena calidad de los óvulos se administra una combinación de fármacos cuya respuesta se controla mediante sucesivas consultas ginecológicas con ecografías de control.

Conseguir un número significativo de óvulos para fecundar es importante, pero también lo es la calidad de los mismos, por lo que la regulación de la medicación y los controles son clave en esta fase.

El proceso dura entre 10 y 12 días aproximadamente.

FASE 3

Obtención de ovocitos / Fecundación in vitro

Una vez que contamos con óvulos maduros y que han alcanzado su momento óptimo, procedemos con su obtención a través de ecografía vaginal. Es lo que se denomina punción ovárica. Este proceso se realiza en el quirófano de NATIA bajo anestesia local y sedación suave; es decir, de forma totalmente indolora. Este acto es dirigido por un ginecólogo experto en punciones y asistido por un médico anestesiólogo, equipo de enfermería y bióloga experta en embriología. El proceso no dura más de media hora y no requiere intervención quirúrgica, tampoco ingreso hospitalario ni puntos de sutura.

Una vez obtenidos los óvulos, estos son entregados a la bióloga experta en embriología la cual los lleva al laboratorio donde son fecundados con los espermatozoides que han sido preparados. Como es evidente, de manera previa a la punción se ha obtenido una muestra de los espermatozoides con los que se fecundará el óvulo siendo estos cuidadosamente seleccionados y preparados para potencial el éxito del proceso de fecundación.
El proceso de fecundación representa la unión, a través de microinyección microscópica, del espermatozoide con el óvulo. Gracias a este proceso, dos células se convierten en una sola. La primera célula (cigoto) que se comenzará a dividir hasta dar lugar al embrión que seguirá dividiéndose hasta formar el cuerpo del futuro bebé.

FASE 4

Cultivo embrionario y preparación endometrial

El proceso de evolución de esa primera célula es desarrollado en el laboratorio de NATIA “in vitro”. Es decir, una vez fecundado el óvulo y convertido en embrión, el equipo de biólogas expertas en embriología irán controlando el crecimiento de los diferentes embriones en las incubadoras para poder identificar el embrión que presenta mejores capacidades de implantación. Algunos óvulos, al ser fecundados, no logran convertirse en embrión. Por otra parte algunos embriones tampoco logran sobrevivir “in vitro”. Por ello es necesario el control exhaustivo de las diferentes propiedades y características de los embriones durante su fase de cultivo “in vitro”.

De manera paralela al cultivo embrionario comienza la fase de preparación de las paredes del útero (endometrio) para la recepción del embrión una vez esté maduro y listo para ser transferido.

Este proceso de cultivo embrionario y preparación dura entre 3 y 5 días.

FASE 5

Transferencia embrionaria y vitrificación de embriones sobrantes

Una vez contamos con embriones listos para ser transferidos procedemos con la transferencia del embrión estudiado y seleccionado como el más adecuado.

En NATIA solemos transferir un embrión del total de los embriones evolutivos obtenidos en el proceso de fecundación y cultivo. El resto de embriones evolutivos son criopreservados para ser empleados en caso de no obtener embarazo con el anteriormente transferido.

El proceso de transferencia se realiza con la ayuda de una ecografía abdominal para localizar el punto más idóneo de implantación. Gracias a un catéter que pasamos por el cuello uterino trasladamos el embrión a dicho punto de anidación. Este proceso, aunque se realiza en el quirófano de NATIA con el objetivo de realizarlo en las mejores condiciones de esterilidad, no requiere ningún tipo de sedación, no es doloroso y se parece mucho a un simple control ginecológico normal.

FASE 6

Verificación de embarazo – beta

Después de unos 10/12 días después de la transferencia se realizará una prueba analítica que permitirá saber si el embrión implantó adecuadamente y tenemos el deseado embarazo. Esta prueba consiste en una determinación en sangre de los niveles de una hormona llamada beta-hCG que produce el embrión y llega a la madre a través de la placenta. Es la primera señal que envía el embrión y que podeos identificar como prueba de su implantación.

FASE 7

Ecografía de confirmación

Tras confirmarse el embarazo en prueba analítica a través de beta positiva y transcurridas unas 3 semanas desde la obtención del resultado de dicha beta, realizaremos una ecografía para comprobar que la gestación se ha establecido con normalidad. Hasta este momento, realizar una ecografía no es conveniente y podría generar incertidumbre.

Este es el momento en el que verdaderamente sabemos si el embarazo existe y evoluciona correctamente.