fbpx

mujer + mujer

Fases de la IAD

IAD – Inseminación Artificial con Donante

La Inseminación Artificial con semen de Donante es el tratamiento de medicina reproductiva más sencillo y natural. Se trata de una técnica enfocada a conseguir embarazo totalmente ambulatoria, indolora y que incorpora un tratamiento y control médico que no afecta prácticamente a la vida cotidiana.

¿En qué consiste el tratamiento?

El tratamiento de Inseminación Artificial consiste en posicionar los espermatozoides de un donante previamente seleccionado, en el lugar adecuado (útero) para que se produzca la fertilización de los óvulos de manera natural.

FASE 1

Estudio de resultados y diseño del tratamiento

El comienzo del tratamiento empieza tras diseñar la estrategia terapéutica elaborada por el equipo de NATIA y estudiar vuestro caso al completo (circunstancias, historia clínica, pruebas, estudios… etc).

FASE 2

Estimulación ovárica. Asignación de donante de semen

De acuerdo con la ley 14/2006 de 26 de Mayo, todas las donaciones en España tienen carácter anónimo, por lo que en ningún caso se podrá conocer la identidad del donante. De la misma forma el donante nunca podrá conocer la identidad de la futura madre.

Para el equipo clínico que forma NATIA, contar con un donante idóneo y cuyo estado de salud psico-físico sea óptimo es una prioridad. Por ello en NATIA contamos con el mejor Biobanco de España: Ceifer.
Donde el proceso de estudio de cada donante es llevado a cabo por un equipo multidisciplinar que realiza valoraciones y análisis psicológicos, médicos, andrológicos y genéticos previos a la aceptación de la persona como donante. Dicho programa incluye estudios como:

• Análisis de historial médico personal y familiar.
• Estudio físico y andrológico.
• Evaluación psicológica.
• Análisis de grupo sanguíneo y factor RH.
• Cribado de las serologías Hepatitis B y C, Sífilis y marcadores VIH.
• Estudio de Chlamydia.
• Analítica completa.
• Análisis microbiológico.
• Cariotipo para descartar mutaciones cromosómicas.
• Cribado para descartar mutaciones genéticas como aquellas que pueden causar:
• Atrofia muscular espinal (AME).
• Fibrosis Quística.
• Algunos tipos de Talasemia.
• Sordera autosómica recesiva.

De acuerdo con la mencionada legislación, la asignación del donante más adecuado la realiza el equipo de NATIA tratando de identificar al donante apto cuyos rasgos físicos (fenotipo) más se parecen a la futura mamá.

Una vez es identificada la IAD como la técnica más adecuada para la obtención del deseado embarazo, se espera habitualmente al tercer día del ciclo menstrual. Llegado el momento se procede con la estimulación de los ovarios controlada gracias a la administración de hormonas que potencian el crecimiento de los folículos (especie de bolsitas donde se encuentran los óvulos, situadas en los ovarios de la mujer). Cada caso precisa un análisis y control individualizado, lo cual permite la administración de hormona folículo estimulante (FSH) adaptado a las características y circunstancias de cada paciente.

Se realiza un meticuloso seguimiento del crecimiento folicular a través de tres consultas ginecológicas en NATIA consistentes en estudio ecográfico durante los ocho a diez días en los que se produce la respuesta ovárica y, por tanto, el crecimiento folicular adecuado.

FASE 3

Ovulación

Tan pronto se alcanza el crecimiento folicular óptimo (18-12mm) se procede a activar la ovulación de manera controlada gracias a la administración de hormona hCG (hormona gonadotropina coriónica humana). Tras la ovulación (liberación de los óvulos por parte de los folículos) se espera unas 35 horas para proceder con la siguiente fase clave y objeto del tratamiento: la inseminación.

FASE 4

Inseminación

Entre dos o tres horas antes de que se produzca la inseminación, se procede a la preparación de la muestra de semen que servirá para inseminar los óvulos que hemos acompañado en su progresivo crecimiento y maduración.

Llegados a este punto se realiza la inseminación, una técnica que no precisa la toma de analgésicos, ni el uso de anestesia pues es indolora y lo más parecida al método de fecundación natural.

Para su realización seguimos los siguientes pasos, veréis que es muy parecido a una simple revisión ginecológica:
Precisamos la correcta visualización del cuello uterino, para lo que utilizamos espéculo.
Procedemos con la adecuada supresión del moco cervical.
Cargamos cánula con la muestra de espermatozoides.
Introducimos la cánula a través de OCE (Orificio Cervical Externo).
Descargamos cánula y procedemos con la inseminación de los óvulos.
Posteriormente la paciente debe permanecer durante unos 15 minutos tumbada.

FASE 5

Verificación de embarazo – Beta (BHCG)

Después de unos 12 días tras la inseminación se realizará una prueba analítica que permitirá saber si el embrión implantó adecuadamente y tenemos el deseado embarazo.
Esta prueba consiste en una determinación en sangre de los niveles de una hormona llamada beta-hCG que produce el embrión y llega a la madre a través de la placenta. Es la primera señal que envía el embrión y que podeos identificar como prueba de su implantación.

FASE 6

Ecografía de confirmación y alta

Tras confirmarse el embarazo en prueba analítica a través de beta positiva y transcurridas unas 3 semanas desde la obtención del resultado de dicha beta, realizaremos una ecografía para comprobar que la gestación se ha establecido con normalidad. Hasta este momento, realizar una ecografía no es conveniente y podría generar incertidumbre. Este es el momento en el que verdaderamente sabemos si el embarazo existe y evoluciona correctamente.